AHORRE COMBUSTIBLE
LOS VEHÍCULOS EQUIPADOS CON LA TECNOLOGÍA SCR CONSIGUEN UN AHORRO DE HASTA UN 5%
RECIBE NUESTRAS OFERTAS

01

QUÉ ES ADBLUE®
Y LA TECNOLOGÍA SCR

La tecnología SCR, Selective Catalytic Reduction (reducción catalítica selectiva), es una reducción química de los gases de escape contaminantes resultantes de la combustión del gasoil.

Para este proceso es necesario un agente reductor, el Adblue, una solución no tóxica e inodora de urea en agua.

El Adblue se almacena en un depósito diferente del gasoil y se inyecta en la dosis exacta mediante un pulverizador en los gases de escape contaminantes del motor. Esta mezcla es dirigida a un catalizador dónde se produce la reacción química de reducción de los gases contaminates a nitrógeno y vapor de agua, agentes no contaminates para la atmosfera.

ADBLUE® Y LA TECNOLOGÍA

SCR

AdBlue es una solución de urea en agua. El calor convierte el Adblue en amoníaco (NH3).

El amoníaco se mezcla con los óxidos de nitrogeno (NOx) de los gases de escape del motor.

En el catalizador, el amoníaco (NH3) reacciona con los óxidos de nitrogeno (NOx) conviertiéndo estos últimos en nitrogeno (N)

El nítrogeno y el vapor de agua son compuestos químicos inocuos para el medioambiente

02

CONSUMO Y MANEJO

El consumo de AdBlue® en vehículos homologados según la normativa Euro 5 se estima en un 6% aproximadamente del consumo de gasóleo. En un camión para el tráfico de larga distancia, este porcentaje equivale a menos de 2 litros cada 100 km. Es decir, el contenido de un depósito de 100 litros corresponde a una autonomía de más de 5.000 km. El conductor de un vehículo industrial con tecnología SCR a bordo no experimenta diferencias apreciables en el uso diario en comparación con un vehículo homologado según la norma Euro 3. Es decir, no se añaden tareas de mantenimiento específicas para los componentes SCR: catalizador, equipo de dosificación y depósito de reactivo. Además de las ventajas económicas mencionadas, la tecnología SCR presenta la cualidad adicional de que puede emplearse con combustibles convencionales y no exige la disponibilidad de gasóleo sin azufre.

03

BENEFICIOS

  • Con la tecnología SCR se cumple actualmente la norma EURO 5 y la EURO 6 futura.
  • No hay influencia en los periodos de mantenimiento e inspección. La instalación SCR es acorde a la vida útil del vehículo.
  • Menor consumo de carburante frente a los vehículos EURO 3 y EURO 4 con AGR.
  • Se puede utilizar todas las calidades de diesel disponibles en el mercado.
  • La tecnología SCR ya está utilizándose en turismos y grandes barcos.

Límites admisibles de las emisiones de escape para los motores Diesel en Europa

04

LEGISLACIÓN
NORMATIVAS EURO

Europa fue la primera en empezar con los programas de anticontaminación para los gases de escape. Las denominadas Normas Euro empezaron a aplicarse a partir del 1 de Octubre 1990 con la Euro 0, estas normas son las equivalentes a las normas norte americanas EPA. A partir de ese año empezaron a surgir nuevas normas Euro durante los siguientes años noventa y principios del 2000. Si las Normas existentes hasta la Euro 3 eran posibles de cumplir técnicamente con medidas puramente internas en el motor, a partir de la norma Euro 4 ya no fue posible sin tecnología de post-tratamiento de los gases de escape (Tecnología SCR). Actualmente, de entre varias tecnologías competentes, únicamente la tecnología SCR cumple las Normas Euro 4, Euro 5 y Euro 6. La dificultad de encontrar un procedimiento técnico adecuado radica en que se reduce al mismo tiempo tanto los límites establecidos de emisiones de partículas como de óxido de nitrógeno, con lo que el proceso de combustión del motor sólo se puede seguir variando en una dirección. La norma Euro 4 entró en vigor el 1 de Octubre del 2006. Todos los vehículos nuevos con motores diesel, incluidos autobuses, autocares y camiones, tienen que cumplir los requisitos establecidos en la norma Euro 4. Esto significa una reducción del 80% en las emisiones de óxidos de nitrógeno y del 95% en las de partículas sólidas (hollín) en comparación con los niveles establecidos en la norma Euro 0.La norma Euro 5 entró en vigor en Octubre del 2008 y supuso una reducción en emisión de NOx de un 90% y la norma Euro 6 representó en 2013 una reducción de hasta un 97% de NOx con respecto a la primera normativa Euro 0.

05

EL ADBLUE®EN TURISMOS

Desde 1990, las emisiones de partículas de los motores diésel se han reducido en alrededor de un 99 por ciento, mientras que emiten un 98 por ciento menos de óxidos de nitrógeno que los vehículos comparables de la década de los 90 y, a medida que vaya avanzando la electrificación de la propulsión, las emisiones disminuirán aún más.

Las normativas Euro contemplan las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOX), hidrocarburos (HC), monóxidos de carbono (CO) y partículas (PM) y se aplican a los turismos de las categorías M1, M2 y a los vehículos comerciales ligeros N1 y N2. Con el paso de las normativas se han ido añadiendo más parámetros a las restricciones y se ha diferenciado entre los motores de gasolina y diésel.

La normativa Euro 6 es la más estricta y complicada para superar por parte de los fabricantes. Los más perjudicados son los motores diésel, que deberán aplicar más sistemas anticontaminación para cumplir una normativa que exige una cantidad muy baja de óxidos de nitrógeno. Esto repercutirá en los costes de adquisición y mantenimiento de los coches equipados con estas mecánicas.

Los motores diésel tendrán la obligación de reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno a menos de 80 mg/km, cuando la normativa Euro 5 fija el límite en 180 mg/km, lo que representa una reducción superior al 50%. Las emisiones combinadas de hidrocarburos y óxidos de nitrógeno tendrán que reducirse a 170 mg/km, frente a los 230 mg/km de la normativa todavía vigente.

La nueva normativa Euro 6 obligará a los fabricantes a aplicar en los motores diésel filtros de partículas, EGRs refrigeradas con mayor recirculación y mayores presiones en la bomba de combustible y en el turbo. Los vehículos de gasolina por su parte deberán incorporar deflectores de aire en los bajos y bombas de agua y aceite pilotadas para controlar la fuerza que el motor ejerce sobre ellas (más fuerza más consumo).

Los fabricantes deberán asegurar una duración de estos sistemas anticontaminación de al menos 160.000 kilómetros.

Una de las soluciones más recurridas por los fabricantes para rebajar los óxidos de nitrógeno y cumplir la normativa es implementar sistemas de inyección de AdBlue (urea) en los gases de escape. Antes de entrar en vigor la normativa algunos fabricantes como Audi (Clean Diesel) o PSA (Blue HDi) ya los ofrecen.

We Are Elmer